Turismo Ponferrada

Un paseo por el Valle del Silencio

En un primer acercamiento al entorno natural del municipio de Ponferrada, nos llaman la atención sus montañas, sus valles y sus ríos, uno de los más conocidos: el Valle del Silencio. A simple vista es lo más visible, lo más notable, lo que los sentidos nos demandan. Vemos una sucesión de montañas que marcan un sinuoso contorno. Respiramos la fragancia de sus valles, con su manto de arboleda y vegetación baja. Oímos el incesante murmullo del agua que fluye libremente por arroyos y ríos.

Al amparo de los valles se han asentado los pueblos, aprovechando el cauce del agua para alimentar las numerosas huertas que salen a nuestro paso. Aún se encuentran muestras del pastoreo que hace años fue práctica común en todo el municipio, alimentándose el ganado vacuno y ovino del pasto libre de los montes.

El Valle del Silencio

En el corazón de los Montes Aquilianos nos encontramos con un hermoso valle que nos deja sin palabras. Pero no por ello se llama el Valle del Silencio, sino por ser el valle escogido, allá por el siglo X, como lugar de reposo y retiro por monjes y eremitas. La altitud del valle hace propicia la presencia de nieve durante época estival, cubriendo con un manto blanco zonas boscosas de robles y castaños, muchos de ellos centenarios.

Nos asomamos al valle del Silencio desde uno de los pueblos más bonitos de España, Peñalba de Santiago, declarado Bien de Interés Cultural al igual que su estupenda iglesia mozárabe del siglo X. Es un valle escarpado, que los senderistas gustan de recorrer mientras los excursionistas optan por dar un tranquilo paseo hasta la cercana Cueva de San Genadio.

El Valle del Silencio forma parte de un valle mayor, el Valle del Oza o Valdueza, por donde fluye el río Oza alimentado por los arroyos de montaña.

Publicaciones relacionadas

El paraíso natural de los Montes Aquilianos

turismo-ponferrada

Ponferrada a través de su flora y fauna

turismo-ponferrada

Monte Pajariel. El Pulmón de Ponferrada

turismo-ponferrada